Placa de Facebook

Seguidores

Visitas. Añadido el 24-09-08

lo que estas escuchando: http://share.myflare.com/q7fnkN

lo que estas escuchando: http://share.myflare.com/q7fnkN
Por Dj.Isma : http://share.myflare.com/q7fnkN

5 de septiembre de 2012

AQUEL VIEJO RELOJ (Noveno episodio)

Al oír Laila aquellas palabras del medico, soltó el teléfono súbitamente, cogió el vestido del suelo, salio a la calle, cerro de nuevo la puerta a cal y canto, y corrió. En el trayecto hacia el hospital donde solían ir recordó, no haber podido escuchar en que habitación se encontraba su madre, llego al hospital, exhausta y meditabunda, busco en la tablilla de ingresados, el nombre de quien en aquella tarde hacia veintinueve años le dio la vida, Eloy Gascon. Leyó, habitación 92, Aurora Garcia, siguió buscando, habitación 117, E. G. esta tiene que ser pensó la señorita, dado el secretismo precedente a todas sus pesquisas. Subió rápidamente las escaleras, corrió por el pasillo hasta que allí estaba, la puerta numero 117, abrió, pero aquella persona no era la que estaba buscando. Siguió por los pasillos hasta que encontró una enfermera, a la que pregunto con voz entrecortada, por favor, ¿Eloy Gascon se encuentra aquí? la enfermera respondió, si claro, habitación 131, ¿131? pregunto Laila sorprendida, la mente ágil y veloz como el rayo de la señorita había detectado la coincidencia con una importante fecha en el calendario, el trece de enero, cumpleaños de su madre, en el que su ultimo cumpleaños había recibido un regalo, anónimo y extraño, del cual ya no se volvió a hablar, ni fue visto ya por nadie, Un reloj femenino de pulsera, donde pudimos leer inscrito estas palabras, "ella lo sabe". La señorita ante aquel dilema, pregunto de nuevo a la enfermera ¿oiga, se puede elegir habitación en este hospital? a lo que ella respondió, pues no, aunque en el caso del señor Eloy todo puede ser, ya que todo el mundo en el hospital le conoce ¿y como puede ser eso? pregunto Laila, la enfermera sonrió y dijo, bueno, es el mejor relojero de la región, arregla todos nuestros relojes y otros complicados utensilios del hospital, hace casi una semana, aun estando en cama, se empeño en revisar un marcapasos, antes de serle puesto a un paciente, y lo hizo, ya que el marcapasos es como un reloj que esta salvando muchas vidas y del cual el señor Eloy sabe mucho, ya que el mismo lleva uno. En aquel momento las palabras de su madre se hicieron presentes en la memoria de la señorita, no se puede reconstruir con las mismas manos, un corazón que has roto. Y la ira quería volver a aparecer sobre los ojos de Laila, pero entonces ocurrió, escucho una tenue y lejana voz casi marchita que le decía...Señorita Laila, estoy aquí, ya me has encontrado.  Y el segundero parado que en aquellos días, la vida le había hecho recordar, volvió de nuevo a palpitar, en un frenético pero acompasado tictac, tictac.
Por Ismael Gimeno

FEEDJIT Live Traffic Feed

Archivo del blog